You Are Here: Home » Especiales » Curiosidades » ¿Se puede tener sexo dormido?

¿Se puede tener sexo dormido?

Un sorprendente estudio señala que muchas personas pueden tener relaciones sexuales mientras duermen e incluso no recordar nada cuando despiertan

Un nuevo fenómeno tiene a mal traer a los sexólogos.

Lo califican de “sexomnio”, un aparente trastorno que llevaría a practicar sexo, en pareja o en solitario, mientras se está dormido, según una nota publicada en el diario Crítica.

“Es raro… En la viña del Señor todo puede suceder –opina el sexólogo León Gindín–. Pero a mí nunca me llegó, ni siquiera de oídas, un caso así.”

Más allá de su veracidad clínica, el sexomnio altera la vida de pareja a tal punto que ya hay páginas, como Sexsleep.com, donde decenas de personas cuentan lo difícil que es vivir (y sobre todo, dormir) al lado de un individuo inconsciente y alzado.

“Esta semana mi novio me despertó cuatro veces –cuenta una chica–. Me tocaba la vagina, el ano, las tetas. Me lo saqué de encima pero, una hora después, volvió al ataque. Lo rechacé otra vez, pero él insistió tantas veces que terminé furiosa en el sofá. Me estoy volviendo loca y quiero terminar la relación, salvo que tengan algún consejo para darme”.

“Mi novia gime y se masturba todas las noches mientras duerme –escribe otro visitante de Sexleep–. El médico dice que no es nada y le dio un antipsicótico, pero tampoco está funcionando. Apreciaría cualquier tipo de ayuda”.

La primera vez que se habló de sexomnio o “sexo dormido” fue en 1996, cuando el doctor Colin Shapiro, director de la Clínica del Sueño y Alerta del Toronto Western Hospital (Canadá), decidió que la cópula en estado onírico debía ser nombrada de un modo preciso, y que a su vez tenía que diferenciarse del insomnio.

El sexomnio es una perturbación del sueño REM (la fase más profunda del sueño), mientras que el sonambulismo es un trastorno que suele producirse durante la etapa IV del sueño no-REM, en la que ocurren determinados movimientos físicos.

Normalmente, cuando una persona cae en la fase REM, el cuerpo permanece inmóvil y los músculos se relajan. Pero esto no ocurre con la persona que padece “sexo dormido”: lejos de relajarse, el individuo actúa lo que sueña, siempre y cuando no exista una circunstancia que lo interrumpa.

Con esta información como punto de partida, la revista Sleep (Sueño) divulgó los resultados de un estudio donde se analizan 31 casos de “sexo dormido” y acompañó el relevo con algunos casos curiosos. Uno de ellos es el de una mujer de 26 años, casada, que empezaba diciendo frases con alto contenido sexual durante la noche y terminaba, en algunas oportunidades, teniendo relaciones con su esposo. Lo raro es que, a la mañana siguiente, acusaba a su marido de obligarla a tener sexo en estado de semiconciencia.

En el caso de los hombres, el sexomnio tiene carácter más violento. Como ejemplo está el del canadiense Jan Luedeke: el hombre conoció a una chica en una fiesta, ella se quedó dormida y se despertó con Luedeke adentro suyo. En la causa que se abrió por este caso, Luedeke fue absuelto. El argumento fue que él también había estado dormido. ¿Es posible?

“Algunas personas, por razones genéticas o a consecuencia del alcohol o el estrés, no pierden la tonificación muscular cuando duermen –advirtió el doctor Shapiro, pionero en catalogar el trastorno–. Esto quiere decir que cualquier cosa que estén soñando pueden llevarla a la práctica. Si lo que la persona está haciendo concuerda con lo que está soñando, entonces podría no despertar. Si estás acostado soñando que tenés relaciones sexuales con tu esposa, y tu esposa está allí disponible y tienen relaciones, entonces no hay nada que detenga el sueño. No podés percibir que haya algo malo”.

La duda es si la ciencia podrá comprobar hasta dónde buena parte de esto es verdad o puro invento.

© 2012 SItio desarrollado por INVERSIONES TWITRADIO, C.A RIF: J-40127575-3

Scroll to top